Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Se habla mucho en las series de los triángulos amorosos, de su importancia para crear tensión y de su papel como motores de la acción; sin embargo, cada vez más, las series están dándole protagonismo a otro tipo de relación: los bromances.

Joey, Ross, Friends

 El bromance es la conjunción de las palabras brother (hermano) y romance y es una relación íntima entre dos o más hombres en la que no existe una atracción sexual pero sí hay comportamientos de pareja que añaden tensión. Se asemeja a una gran relación de amistad entre chicas ya que los bromances pueden abrazarse y mostrar sus sentimientos pero en muchas ocasiones actúan como matrimonios en los que cada uno de los miembros adquiere un rol de la pareja. En los bromance hay un grado de hermanamiento que puede venir o por la sangre (ser hermanos o hermanastros) o por los acontecimientos vividos (en cuyo caso suelen empezar con tensión y roces).

 Uno de los grandes bromances de la televisión actual es el de los hermanos Winchester en ‘Supernatural‘. Dean y Sam recorren las carreteras de Estados Unidos cazando a toda clase de criatura fantástica y pasan gran parte del tiempo solos. Eso hace que surjan las riñas y los roces y que Dean saque su vena sobreprotectora con Sam (llegando a sacrificarse para salvar la vida de su hermano), eso sí, de forma muy varonil porque las muestras de afecto quedan relegadas al pequeño Sammie.

 Dean y Sam in suit

También tuvieron su momento de celos cuando Castiel hizo su aparición en la cuarta temporada. El ángel más humano se posicionó a favor de Dean (porque erra el recipiente para el Arcángel San Miguel) lo que provocó el enfado de Sam (que a su vez tenía sangre demoníaca y era el recipiente de Lucifer).

Sin salirnos del género sobrenatural tenemos una relación que se ha forjado hace poco: Damon Salvatore y Alaric de ‘The Vampire Diaries‘. Aunque ambos personajes comenzaron odiándose por su naturaleza (Damon es un vampiro mientras que Alaric llegó a Mystic Falls como cazavampiros) han acabado encontrando ese punto exacto de la relación en la que se compenetran como hermanos. Con Rick, Damon ha valorado el sentido de la amistad, mientras que el profesor de Historia ha conseguido desmelenarse. Ambos conocen además los puntos fuertes y débiles del otro y saben a dónde apelar.

Damon y Alaric, el bromance de The Vampire Diaries

Y no podemos olvidarnos de True Blood. Jason y Hoyt viven en sus carnes los devenires de un bromance. Juntos desde pequeños, Jason animaba a Hoyt a conocer a chicas y lo protegía cuando se metían con él. Más tarde, cuando Jessica hizo su aparición, el mayor de los Stackhouse sufrió los celos propios de no tener a su amigo cerca.

Esta temporada la relación ha sufrido un duro revés por culpa de Jessica pero el hermanamiento entre Hoyt y Jason todavía no ha terminado.

También el duro y arisco doctor House tiene su bromance. Lo suyo con Wilson es una relación en toda regla en la que ninguno de los dos es capaz de dejar al otro. No importa las “bromas” que House le haga a Wilson, las veces que le estropee el café, se cuele en su despacho, interrumpa sus citas o incluso provoque la muerte de su novia; Wilson siempre acaba volviendo con él. La pareja tuvo varias crisis a lo largo de las ocho temporadas, y ahora mismo House ha reconocido por fin que necesita a Wilson.

House y Wilson

House y Wilson, los Sherlock y Watson de la medicina

Por supuesto, no podemos hablar de House y Wilson sin referirnos a sus referentes. La serie británica ‘Sherlock‘ nos ha devuelto uno de los bromances por excelencia. La racionalidad, precisión y asociabilidad de Sherlock se complementan con la naturalidad y capadida de asombro de Watson, quien, sin saber nunca cómo lo hace, se convierte en el mayor aliado del científico.

Sherlock

Y por último, no nos podemos olvidar de tres “amigos” que rompieron tabúes y demostraron que los hombres también tienen sentimientos: Joey, Chandler y Ross, el trío masculino de Friends.

Aunque Chandler y Ross eran compañeros de universidad y siempre se han entendido a la perfección, el hecho de compartir piso con Joey provocó que protagonizarán las verdaderas escenas de “bromance” de la serie. Ambos criticaban las parejas del otro y Joey fue el primero en enterarse de la relación entre Chandler y Mónica, ayudándoles incluso a mantenerla en secreto.

Tambien hubo momentos para los celos, como cuando Joey descubrió que Chandler no quería ir con él a un partido de baseball para estar con Mónica (aunque consiguió su propia habitación en la nueva casa de los Bing-Geller)

Y sin embargo, al final siempre acababan perdonándose y abrazándose.

Anuncios